Mas palos en la rueda para la cultura local

Según informo el vespertino digital 0223 en la siguiente nota este jueves fue aprobado un proyecto de ordenanza por el cual se crea el polémico “Reglamento para la Utilización de Espectáculos Públicos y de Diversión Pública". Con la entrada en vigencia del mismo los gestores, organizadores, y productores, que deseen llevar a cabo un "Espectáculo Publico" deberán abonar primero una suma de $300 para que su proyecto sea evaluado, y luego una suma de entre $1000 y $2500 como tasa para poder realizar el mismo.

La norma entiende por "Espectáculo Publico" a “todo acto, reunión o evento de carácter artístico, musical, festivo, o de otra índole capaz de producir una amplía concentración de asistentes, que se ofrezca en estadios, clubes, espacios de dominio público o privado no habilitados específicamente para tal fin, dedicada principalmente al recreo y al esparcimiento donde el público concurrente no es un mero espectador sino que participa del entretenimiento ofrecido y/o actividad que desarrolla”. Como se vera esta definición no solo es excesivamente abarcativa, sino también vaga, dando lugar a que casi toda la actividad cultural de la ciudad sea susceptible de ser tasada.

Entendemos que el municipio puede haber tenido en mente a las grandes marcas y sus eventos sponsoreados del verano y pretende manejar a ciertas actividades de la cultura local por vía de excepción. Pero sera esto realmente así? Lo primero que nos preguntamos es si ¿esta bien legislar imponiendo trabas para luego tener que andar brindando excepciones? Y si ese tipo de operatoria no da lugar a trafico de influencias y negociados, o sea: ¿dichas excepciones serán para todos? o solo para aquellos que posean llegada y contactos en el municipio.

Gestionar cultura en Mar del Plata nunca fue fácil. Gran parte de las apuestas de la cultura local son autogestionadas y sin fines de lucro. Surgen de grupos de artistas y ciudadanos que intentan agitar el avispero de la escena local para no tener que irse de la ciudad. Entiéndase bien: Mar del Plata posee una lógica expulsiva según la cual sus artistas y jóvenes talentos deben huir de la ciudad para poder vivir de lo que hacen. Quienes desean no seguir este camino se encuentran con el desafió de juntarse e intentar hacer algo para que el panorama cambie, y como dijimos, hacer algo en la ciudad no es fácil.

El Municipio

El primero de los grandes escollos es el municipio mismo y sus falsas promesas. El gestor cultural local tiene que tener en cuenta las clásicas promesas que el municipio nunca cumple ya que las mismas pueden dejarlo en rojo. Hablamos del ofrecimiento de pasajes, hospedaje, y otro tipo de apoyos que el municipio obtiene por canje con grandes empresas. Por medio del mismo la municipalidad obtiene que sus logos figuren en casi todas las actividades culturales logrando así que los ciudadanos crean que su Secretaria de Cultura hace algo. La verdad es otra: se promete mucho, luego se figura en la conferencia de prensa y en las fotos, y luego lo prometido no aparece y el gestor debe hacer magia para tapar los baches que dicho incumplimiento le deja. 

Otro clásico municipal es el cambio de fechas sin aviso: un gestor consigue el Teatro Colon o alguna otra sala, arma todo, se compromete, realiza la difusión, manda a imprimir toda la grafica, y dos semanas antes recibe un fatídico mensaje avisándole que le corren un mes su evento por cambios de agenda. La solución es aceptar el cambio sin chistar, porque sino se corre el riesgo de perder la sala, o conseguir otro lugar. Se elija la opcion que se elija, el manoseo es mucho, y el estres ni les cuento. 

Asi el gestionar en la ciudad se torna no apto para cardiacos o hipertensos, y muchos gestores desisten de volver a organizar algo luego de chocar con alguno de estos problemas. Que sea asi implica una gran perdida para la ciudad. La misma se ve privada de disfrutar de dichas propuestas.

Sadaic

El otro gran escollo es SADAIC y las abultadas sumas que cobra. No importa si el evento es gratuito y a beneficio. Tampoco importa si el artista esta registrado o no. En realidad nada importa, nada LES importa. Ellos van, cobran, y listo. Lo peor de todo es que en la mayoría de los casos el artista en cuestión no ve ni un centavo de ese dinero. Por el contrario, esa plata, va a parar a las arcas de grandes corporaciones como SONY, EMI, y a las grandes Estrellas de la Música (Star System), y no al bolsillo de los artistas que participaron del evento generando una situacion perversa. Cualquier organizador preferiría pagarle esa plata a los músicos como cache en lugar de ponerla en manos de SADAIC. 

Por mas que se intente defender o disfrasar esta situacion aludiendo a la ley, lo cierto es que SADAIC cobra a nombre de 3ros que no representa. Y en caso de que hayan decidido tocar gratis los desautoriza y cobra igual, y en su propia cara, llevándose plata que el artista no podrá reclamar.

Un nuevo palo en la rueda

A este panorama de incertidumbres y costos habrá que sumar ahora unos $300 + $1000 a $2500 lo cual tornara casi imposible la realización de cualquier actividad autogestionada e independiente forzando a la clandestinidad a la cultura local. Peor aun es el panorama para las actividades gratuitas: la ciudad se quedara precisamente sin las propuestas mas interesantes, aquellas que pretenden difundir, abrir, e incluir, en lugar de perseguir algún negocio.

A ciertas y claras esta medida implica un retroceso peligroso para nuestra ciudad, y marca una gran contradicción entre el decir y el hacer del gobierno municipal que no para de hablar de una "ciudad de todo el año" pero día tras día hace todo lo posible para que suceda lo contrario.

0 comentarios: