Copyright vs Sociedad

Una nueva lucha por la defensa de los derechos civiles comienza hoy. La cultura, comprendida antes como patrimonio universal, puede quedar en manos de unos pocos? Apuntes para entender la batalla que se viene! 

Hace unos 100 años nadie se hubiese atrevido a cuestionar una institución como la biblioteca. Mucho menos a intentar que ciertos libros no estuvieran en las mismas por razones de propiedad intelectual. Al contrario, para un autor, el hecho de que sus publicaciones accedieran a esta institución marcaba un punto de inflexión que le brindaba cierto status o reconocimiento, y abría las puertas a una nueva forma de acceso y circulación de su obra.

Hoy, internet y revolución digital mediante, vuelven a surgir ciertos debates que hace mucho tiempo ya estaban saldados. ¿Es el desnudo una forma de arte o debe ser censurado? Nadie en el mundo del arte discutiría respecto a este punto, sin embargo en internet cientos de artistas son censurados día a día porque sus obras son rotuladas como “material indebido”. Así también ocurre con las bibliotecas, los proyectos de bibliotecas digitales se encuentran parados debido a acciones legales de las grandes corporaciones del copyrigth, y también con uno de los actos más básicos y humanos como es el de compartir.


La Revolución que comenzó en el mar

Durante el mes de septiembre tuvo lugar en la ciudad de Mar del Plata el "Contra Congreso de Cultura" (C.C.C.). El mismo se convoco en “defensa de la cultura libre y el derecho a compartir” y logro unir de manera muy interesante los reclamos del mundo digital y el de la cultura territorial de la ciudad y zona de influencia.

Estaba por desarrollarse el Congreso Iberoamericano de Cultura, para el mismo se había invitado a la ministra Gonzales Sinde –famosa por su controversia con Alex de la Iglesia, su defensa del Canon Digital, y el proyecto de la Ley "Sinde"—para disertar sobre Copyrigth sin que existiera un contra punto en el cual se hablara de nuevas formas de distribución y circulación de la cultura, o por lo menos se mencionara a formas libres de licenciamiento como Creative Commons. Por otro lado todos los actores de la “Cultura Viva” de la ciudad habían sido excluidos tanto del armado del congreso, como de las mesas de debate, como de las actividades culturales programadas. Todo esto en el marco de un congreso denominado “Cultura, Política, y Participación Popular”. Suena ¿Contradictorio? para nada si se tiene en cuenta que detrás de todo esto se encontraba Jorge Coscia, Secretario de Cultura de la Nación, impulsor del Proyecto de Canon Digital en nuestro país, quien además no había dudado en invitar con nuestros impuestos al cuestionadisimo Tedy Bautista a dar una conferencia en M.I.C.A (Mercado de Industrias Culturales Argentinas).

El armado del Contra Congreso fue rápido, y en tan solo dos semanas de trabajo se lograron agendar 5 días de conferencias, y contar con un invitado de lujo: Richard Stallman, el padre del Software Libre. Rápido de reflejos, Richard, cambio su temática habitual ampliando su conferencia desde el software a la música y el cine titulándola “Copyrigth vs Sociedad”. También se agendo un mega festival de rock al aire libre, "Socio Rock Fest", que conto con la presencia de 7 bandas locales mas Pez y Macaco (Brasil).

Durante los 5 días se debatió sobre música, diseño, culturas originarias, programación, teatro, edición independiente de libros, gestión cultural, periodismo, artes visuales, letras, cultura viva comunitaria, software libre, net-labels, políticas culturales, licencias Creative Commons, y artes audio-visuales, entre otras. Sin importar la temática, el hilo conductor de la charla iba siempre en continuado y en una sola dirección, la marcada por la participación publico, el cual se apropio del debate. Artistas y creadores de las más diversas aéreas descubrieron de repente que sus intereses e ideas no divergían en absoluto.

El debate se vio enriquecido con publico de distintos países que habiendo concurrido al congreso “oficial” no dudo en acercarse al “contra” para poder llevarse un poco de cada uno, y formar en su interior un debate entre ambas posiciones. Debate que debería haber tenido su lugar en un solo congreso, pero que no fue posible debido el lobby corporativo.

Jorge Melguizo (Colombia) hizo hincapié en ello durante su disertación en el Congreso Iberoamericano. Enterado del Contra Congreso, e informado sobre los puntos que iba a tratar, decidió descartar su ponencia original y escribir una nueva en la cual rescataba los puntos “dejados por fuera” y se preguntaba cuan distinto seria el congreso si “nos animáramos a escuchar aquí dentro lo que ellos tienen para decir”, e invito a que el V Congreso este dedicado a la Cultura Viva Comunitaria. (Ver su ponencia en video: parte1 parte2)

Las conclusiones del Contra Congreso son interesantes por su profundidad de análisis y por como ilustran la pelea que vendrá. El enfoque es claro, y coincide en parte con lo que luego plantearían los indignados en New York: si el 99% de la sociedad tiene películas y canciones en sus computadoras que no ha comprado, ¿cómo es posible que sus representantes a la hora de legislar respondan a los intereses corporativos y no a los de aquellos a quienes supuestamente representan? Más aun, publico y artistas se encontraron durante el Contra Congreso, y ambos coincidieron en las bondades del Compartir. Es mentira que las corporaciones defienden los intereses de los artistas, sin embargo es este el caballito de batalla que falazmente esgrimen en cada debate.

Si durante la Contra Cumbre, celebrada con motivo de la IV Cumbre de las Américas, Mar del Plata pudo anticipar lo que vendría con la caída del ALCA y el debilitamiento del poder hegemónico que EEUU ejercía sobre la región, durante el Contra Congreso de Cultura se anticiparon los lineamientos de una batalla entre la sociedad civil y el poder corporativo que hoy ya ha comenzado y que tiene en la LEY SOPA de EEUU la encarnación máxima de los avances y amenazas a los cuales la Cultura y nuestros derechos se encuentran expuestos hoy.

La artista visual Marcela Levy, que vivió durante años en EEUU y ahora reside nuevamente en Argentina, expreso respecto a esto: "Cuando en septiembre organizaron el contra congreso no le preste mucha atención ya que me pareció algo en abstracto. Sinceramente no creía que nadie fuera capaz de incurrir en un sinsentido semejante como para llevar a cabo una avanzada por sobre la cultura toda. Sin embargo el tiempo les dio la razón, y el proyecto de Ley SOPA transforma en reales y claras a todas aquellas amenazas que en aquel momento considere virtuales o abstractas. Claramente el Contra Congreso estaba en lo correcto y esto no afecta solo a la cultura, ni es cosa de bohemios o eruditos, tiene implicancias en la economía real y en el trabajo. EEUU hoy está atravesando una crisis económica muy fuerte y el solo amague de este proyecto de ley está haciendo que cientos de compañías que ofrecen servicios de internet estén migrando a Islandia y otros países que ofrecen expectativas mejores. Claramente eso no ayudara a resolver la crisis sino todo lo contrario."

Aclaraciones básicas: Compartir y Piratear en el Dominio Digital

Que se entienda bien, compartir, en el dominio digital, no implica partir o dividir sino multiplicar. En la materialidad de nuestro mundo el compartir siempre implico que si Juan tenía 3 naranjas y compartía una, debía renunciar a la propiedad de una de ellas. En el mundo digital, cuando se comparte, la cantidad de copias se multiplica sin costo, por lo cual quien lo hace no pasa a tener menos que antes.

Poco tiene que ver esto con un acto de piratería, acto en el que se persigue un lucro, y en el cual un 3ro disrumpe una comunicación punto a punto para apropiarse de algo que no le pertenece, un barco que viaja de América a Europa por ejemplo. Sin embargo esto tampoco es posible en el mundo digital por las mismas razones que compartir no implicaría tener menos. La transmisión de datos no implica la destrucción de la copia en origen, cuando alguien se apropia de los contenidos no está privando a su dueño de su tenencia, ni tampoco de su propiedad intelectual. Nadie cuando baja un disco o una canción pretende ser su autor o compositor, por lo cual la propiedad intelectual de la pieza no entra en cuestionamiento.

Por el contrario surge un interesante y valido interrogante --que fue planteado durante el Contra Congreso por DJ NIM (ZZK Records). Si la obra es una comunicación entre el autor y su público, ¿quiénes operan como piratas intermediando esa comunicación para obtener un rédito no son las corporaciones del copyright?. Más aun cuando él % más grande de ganancia queda en ellas; en gran cantidad de casos el autor no recibe absolutamente nada; y en otros el publico es privado del acceso a la obra por caprichosas cuestiones de logística o distribución que poco tienen que ver con su interés o el del autor. "Los piratas son ellos" afirmo.

Stallman hizo especial énfasis en este ultimo punto al remarcar que las corporaciones obtienen estos derechos obligando a los artistas a firmar contratos leoninos, y luego abusan de dichos derechos atacando al publico del artista e incluso al artista mismo. A modo de solución sugirió que "el derecho de autor no debería durar mas de 10 años". De esa manera no solo se estimularía a los artistas a seguir creando, en lugar de empujarlos a dormirse en los laureles del trabajo ya realizado, sino que también se les permitiría a estos librarse de las corporaciones y sus contratos una vez cumplido dicho lapso. Stallman uso a los escritores como ejemplo: "estos sufren el ver que su obra no es re-editada o que la tirada completa de sus libros duermen en un sótano sin que puedan hacer nada debido a los contratos que firmaron. Les gustaría que su obra circule pero en caso de subir un pdf con la misma serian demandados por la editorial. Otros deben soportar que su obra se re-edite en otros países e idiomas sin recibir nada por ello ya que fueron obligados a una sesión completa de derechos en el contrato que firmaron para acceder a la publicación original". Sin lugar a dudas.. los piratas son ellos!


"Compartir", un acto revolucionario que opera democratizando el acceso a la cultura

Entre sus conclusiones, el Contra Congreso, afirma que no se puede hablar de igualdad si no existe una igualdad de acceso a esa gran arca de conocimientos y sabiduría, la gran memoria externa de la humanidad, que es la cultura. Sin embargo esta igualdad esta aun muy lejos.

Los caprichos de la distribución comercial han hecho que durante años ciertos contenidos solo sean conseguibles en las grandes ciudades, Buenos Aires en nuestro caso, quedando así vedadas para ese territorio tan vasto que llamamos "el interior". Ciertos libros, ciertos discos, ciertas películas, simplemente no son conseguibles porque alguna distribuidora considero que en tal o cual lugar no serian vendibles. ¿Por qué desarrollamos esto? porque revela otra de las falacias del discurso de las Corporaciones del Copyright. Según estas, quien comparte, descarga, o lo que sea, hace que se reduzcan las ventas, sin embargo esto no solo no es así como ya han demostrado algunos estudios de mercado, sino que se basa en la falsa suposición de que "1 descarga = 1 venta menos" cosa que es insostenible a la luz de lo que veníamos diciendo. ¿Cómo vamos a hablar de una venta menos cuando son las propias corporaciones las que han decidido que el producto no esté a la venta?

Tomemos como ejemplo a las películas en DVD. Según Ricardo Aiello (A.R.A.M.D.P.) "las propias distribuidoras los consideran poco vendibles y solo los distribuyen en algunas pocas ciudades". Para comprobar esto realizo una prueba de campo que explico durante el C.C.C. Intento comprar algunos títulos originales y la respuesta que obtuvo de los comerciantes fue que los mismos no se traían porque "no se los vendían a nadie" seguido a lo cual le recomendaron que "los bajara de internet y dejara de perder el tiempo". A ciertas y claras el argumento de las grandes corporaciones se cae, o dicho en jerga jurídica: "A admisión de parte, relevo de pruebas".

En muchos casos, sin lugar a dudas, se baja y se descarga porque la lógica comercial de distribución no permite el acceso ni siquiera a aquellos que están dispuestos a pagar por dicho producto cultural. En otros se descarga porque no se puede pagar, porque no se cuenta con los recursos para acceder, y ahí tampoco se está perdiendo una venta ya que no hay dinero alguno que recaudar. Sin embargo se perdería mucho si los controles fueran tan estrictos como para que dicha gente no pudiera acceder. Cada libro, cada película, nos abre la puerta a un la exploración y experimentación de un nuevo mundo de ideas. Nos invita a reflexionar, a conocer otras miradas, y a ir mas allá de nuestro propio mundo. Cada persona que es privada de acceder a este patrimonio común es privada también de la posibilidad de aprender y desarrollarse. Es precisamente allí donde lo que ellos rotulan como "piratería" opera como acto revolucionario, como forma de democratizar el acceso a la cultura.

Defender, entonces, el copyright por sobre el derecho de las personas al acceso a la cultura, es tomar partido por una de las peores encarnaciones del conservadurismo. Es guardar y reservar ciertos saberes, conocimientos, y disfrutes para unos pocos, para que luego estos puedan lucrar cobrándole al resto por el acceso a los mismos. Y cobrarles no solo genera un gran negocio con el consabido poder que da el dinero, sino que también genera otro tipo más oscuro y perverso de poder.. el de poder decidir quién accede y quien no generando una red de favores y privilegios, y también el que se tiene sobre aquellos que no han podido formarse y que abre las puertas para la dominación y la explotación.

Sin lugar a dudas la defensa del Copyrigth es una avanzada conservadora en contra de un mundo que intenta crecer y desarrollarse. Internet, al eliminar los costos físicos de copia y distribución, ha permitido dar un gran salto hacia la universalización del acceso, y ello implica una gran amenaza para aquellos que hasta ahora tenían la sartén por el mango. Si el discurso ecologista, que en un principio estuvo destinado a combatir los abusos de las grandes corporaciones, pudo ser apropiado por estas para ser usado como argumento para intentar imponer un freno al desarrollo de los países del 3er mundo --sin importar a cuantos se condenara al hambre y la miseria con tal de conservar ciertos recursos para que solo puedan ser utilizados por ellos-- no es de extrañar que a la hora de hablar de saberes y conocimientos utilicen el mismo mecanismo: disfrazar de loable intereses que no lo son. Si pudieron tener el tupe y la hipocresía de exigir y aplicar hacia afuera normas medioambientales que violan en casa, financiando para ello organismos internacionales y todo un circo de congresos y especialistas, no llama para nada la atención que en nombre de "la defensa de los artistas y su trabajo" financien un impresionante lobby internacional de congresos y especialistas destinados a frenar la democratización cultural y a mantener el estatus quo.



La cultura subsidiada, socializar los costos privatizar la ganancia
Otro de los puntos que se trato de manera exhaustiva es lo que el sitio derechoaleer.org ha denominado "Socializar los costos, privatizar la ganancia". En muchos de los casos, en especial el cine, los reclamos son sobre obras que han recibido para su realización un subsidio del estado nacional, o sea han sido pagadas por todos. Sin embargo a la hora de los beneficios estos no solo son para unos pocos sino que se pretende que en su defensa se pueda perseguir a aquellos que han colaborado con sus impuestos para que dicha realización sea posible. ¿Entonces yo, que pago mis impuestos, puedo ser denunciado por descargar una película que financie? Así es, o al menos eso pretenden.

Ante esta avanzada hay que redoblar la apuesta y exigir la clarificación de las cuentas. La idea no es que no se apoye o ayude a la cultura, al contrario, es que no se use el dinero de todos para montar negocios privados. Sin lugar a dudas existen manifestaciones culturales que deben ser apoyadas, pero por su valor cultural y el disfrute que significaran para todos, y por el negocio que pudieran generar. Estos contenidos que han sido financiados por todos deberían estar disponibles para todos. ¿El INCAA subsidio una película? que la película pueda verse online y descargarse desde la pagina del INCAA como ocurre con la programación del Canal Encuentro. ¿El Instituto de la Música, que probablemente exista en un futuro, financio la grabación de un disco? Ese disco tiene que estar disponible online y ser editado bajo licencia Creative Commons para que así regrese a quienes lo financiaron. ¿Se edito un libro con la ayuda del Fondo Nacional de las Artes? copias del mismo deberían estar disponibles en bibliotecas de todo el país, y a su vez el mismo debería poder descargarse en pdf de la pagina del FNA. ¿Un artista gano una beca para producción de obra? debería donar obras por un valor igual al importe recibido a museos o instituciones públicas. Etc.

Para ampliar recomendamos leer el articulo "Sobre el INCAA, el Cine Nacional, y la Cultura Subsidiada".


SADAIC, recaudando a nombre de todos para repartir entre unos pocos

Un capitulo a parte merecieron las gestoras de derechos durante el Contra Congreso, en especial el caso nacional que es el más conocido entre nosotros, pero también se tuvo en cuenta el escándalo español de la SGAE y el nefasto Teddy Bautista. La afirmación de que "Los piratas son ellos" no solo estuvo destinada a las discográficas, distribuidoras, editoriales, e intermediarios de toda calaña, sino también a este tipo de organizaciones que en teoría representan a los artistas y recaudan a su nombre pero que luego distribuyen lo recaudado a manera de pirámide ascendente pagándole a las grandes estrellas con el trabajo de los más pequeños que por lo general no reciben nada.

Tomemos el caso de SADAIC. No importa que suene, no importa donde suene, ni mucho menos si ese artista está inscripto en SADAIC o no, si es representado por ellos o no, SADAIC va y cobra. ¿Recital a beneficio donde 3 bandas no inscriptas donan su trabajo para ayudar al prójimo y juntar un par de paquetes de fideos y algunas latas? Hay que pagar SADAIC. ¿Fiesta donde solo suenan Remixes no registrables en SADAIC por lo obsoleta que es su normativa? Hay que pagar SADAIC. ¿Concierto contemporáneo con piezas de ruidismo, las cuales tampoco son registrables ya que se exige partitura para hacerlo? Hay que pagar SADAIC. ¿Fiesta de cumpleaños donde solo suena música independiente editada en el extranjero bajo licencias Creative Commons? hay que pagar SADAIC. Sin lugar a dudas es arbitrario, aun asi para algunos puede parecer una pavada, pero no lo es. En cada lugar del pais donde se reproduce una canción o alguien toca un instrumento se paga SADAIC, el dinero que se recauda es muchísimo, sin embargo a la hora de repartirlo las opciones se achican.

Para poder cobrar hay que estar registrado, haber registrado los temas, y haber terminado el secundario. Para registrar los temas se precisan partituras, capricho que deja afuera a una gran parte de los músicos actuales que no manejan notación musical. A su vez registrar no es fácil y exige conocimientos, tiempo, dinero, y ganas, que no todo el mundo tiene. Aun así no está garantizado que se pueda cobrar ya que la ecuación que se utiliza no solo es perversa sino que también está manipulada por el sistema de planillas radiales. El resultado? La torta se reparte entre las grandes disqueras extranjeras y las 20 o 30 estrellas que conforman el "Star System" de la música nacional. Mientras tanto todos aquellos que tocaron y sonaron en cada pueblito del país debieron pagar para poder tocar, ellos o quien los contrato, y ese trabajo se lo llevan otros.

Pero como funciona lo de las planillas? simple, para no trabajar mucho se tienen en cuenta solo las planillas de las radios más escuchadas del país, se las considera "tendencia", y la plata se reparte entre las disqueras y los músicos que suenan en estas radios. ¿En una radio chiquita sonó música local? lo siento, esa planilla no es tenida en cuenta por SADAIC y los artistas locales no van a cobrar nada. Ahora, ¿qué pasa con las grandes radios? ¿que suena en ellas? lo que pagan las grandes disqueras que son las que luego se llevan el dinero. O sea: Sony, BMG, EMI, etc, compran programaciones enteras de las grandes radios que saben que son tomadas en cuenta por SADAIC para calcular el reparto de dinero, y luego pasan a cobrar por SADAIC. No solo pasa en Argentina, y es por eso que Rene, en "Calma Pueblo" de Calle 13, dice "Tu vendes porque tú mismo te compras tus propios discos".

Claramente si las corporaciones del copyrigth esgrimen que hay que defender a los artistas, lo primero que hay que hacer para defenderlos es sacarlas a ellas y sus abusos de derecho del medio. Es imperioso legislar nuevas formas y modos para que muchos no terminen trabajando para que unos pocos se lo lleven todo, y para que la voluntad de aquellos artistas que deciden liberar su obra al dominio publico sea respetada.


EL 1% vs el 99%, el punto de encuentro con el movimiento Occupy

No paso mucho tiempo desde que termino el Contra Congreso de Cultura y estallo el movimiento Occupy en New York. Cuál es su reclamo? que el gobierno deje de gobernar y legislar en función a lo que el 1% más rico y poderoso desea en lugar de hacerlo en función del 99% restante de los ciudadanos. Vivimos en democracia, y tanto para ellos como para nosotros, debería ser lo más lógico que el 1% no pudiera imponerle sus reglas al 99%. Sin embargo así es.

¿Y qué tiene que ver esto con las corporaciones de copyright, el contra congreso, y la cultura? Que el fenómeno que se da en esta nueva batalla entre sociedad y corporaciones del copyright es precisamente un capitulo mas de esa lucha entre el 1% y el 99%. Se trata de grupos de poder que intentan utilizar su poder de lobby para imponer sus normas, en este caso para criminalizar a todos los usuarios y acabar con la libertad en internet. No es casualidad que este movimiento se dé precisamente en el país desde el cual hoy están surgiendo las peores de estas amenazas --ACTA, SOPA, E-PARASITES, y PIPA-- el poder corporativo tiene allí tanta fuerza que EEUU se presenta como la base ideal para imponer desde allí a todo el mundo dichas medidas.

Hay, también, un punto de relación mas. De este movimiento surgió "Occupy Museums"* un derivado que expone y critica la influencia que ese 1% ha tenido en el manejo de las colecciones públicas de arte, y por lo tanto en decidir que es arte y que no, que debe exponerse y que no, que artistas quedan adentro y cuales afuera, y en definitiva que es cultura y que no. En este punto Mar del Plata tiene nuevamente algo que decir, o algo en lo que anticiparse, ya no desde el CCC o la CCA, sino de la mano del C.E.V. (Comando Exposición Violenta)

* Para ampliar respecto al movimiento Occupy Museums recomendamos leer "Occupy Museums Explicado".


La importancia de las conclusiones del C.C.C hoy

Luego del recorrido que realizamos por los puntos más destacados de las conclusiones del CCC, y de las relaciones que hicimos de las mismas con sucesos posteriores y actuales, es que creemos que las mismas podrían ser de gran utilidad en la actualidad. Escritas a modo de manifiesto, pueden servir de guía para orientar los reclamos, para saber que defender, para contar con los argumentos para hacerlo, y en especial para despabilar a algún que otro dormido. Son también una parte de la historia de nuestra ciudad que merece trascender sus fronteras. Es por eso que recomendamos leerlas completas entrando al siguiente link.

0 comentarios: